La Telet贸n esconde la responsabilidad del Estado | de: www.elmostrador.cl y www.elquintopoder.cl

Mucho se ha escrito de la Telet贸n por estos d铆as. Desde que la ONU calific贸 a esta 鈥渆mpresa鈥 como una promotora de estereotipos de discapacitados, trat谩ndolos como sujetos de caridad y no de derechos. Las cr铆ticas en nuestro pa铆s se han sumado desde distintas veredas. Se ha puesto en tela de juicio la participaci贸n de empresas, de su creador y fundador Don Francisco, el real aporte de 茅sta y el rol del Estado entre tantas otras, las cuales intentar茅, en parte, desmenuzar en esta columna y aportar al debate.
鉁嶐煆

Efectivamente las cr铆ticas de la ONU apuntan en la direcci贸n correcta, pues la Telet贸n explota la caridad hacia las personas discapacitadas y no las presenta como sujetos merecedores de derechos, en especial a una salud digna. Si bien efectivamente entrega en sus centros una atenci贸n de calidad y lograr altos est谩ndares de rehabilitaci贸n, es la forma en la que se presentan los casos y no el objetivo finalmente alcanzado lo que se objeta.

Un claro ejemplo de esto es que en los m谩s de 35 a帽os de esta iniciativa, no hay un cambio cultural en Chile respecto a la inclusi贸n, el respeto y la comprensi贸n hacia la realidad de la poblaci贸n discapacitada. Es m谩s, se extra帽a en el mismo programa el lenguaje de se帽as o iniciativas para aumentar la empleabilidad de las personas con discapacidad, de las cuales, seg煤n el Primer Estudio de la Discapacidad en Chile (2004), un 71% ni siquiera trabaja. Asimismo, fuera de las 27 horas que cada a帽o sin elecciones se produce este show, vemos un sinn煤mero de personas exitosas en distintas 谩reas del deporte, la cultura o el trabajo. Sin embargo, el resto del a帽o son invisibles y no tienen mayor cabida en los medios que se unen en red para dar la Telet贸n. As铆, este a帽o vimos c贸mo TVN, 鈥渆l canal de los chilenos鈥, tuvo una amplia cobertura para los juegos Suramericanos llevados a cabo en nuestro pa铆s, pero no transmiti贸 los juegos Parasuramericanos llevados a cabo la semana inmediatamente siguiente. Impresentable.

Los centros de la Telet贸n entregan un gran aporte a muchos que lo necesitan; sin embargo, el alcance de sus labores es bastante acotado. Seg煤n el mismo estudio citado anteriormente, el 94% de las personas con discapacidad que viven en Chile no tiene acceso a rehabilitaci贸n. La Telet贸n y su poder medi谩tico da una falsa sensaci贸n de que ser discapacitado en Chile no implica el desamparo donde las cifras oficiales as铆 lo indican.

Por su parte, las empresas cumplen un rol fundamental cada a帽o que se realiza una nueva Telet贸n. Aumentan significativamente su propaganda de apoyo y sentido solidario con la cruzada, pero en las dos 煤ltimas teletones no aportaron m谩s all谩 del 17% del total recaudado. Considerando el aumento en ventas que logran sus productos, con los famosos 鈥渄esaf铆os鈥 que llevan a la ciudadan铆a a comprar m谩s para que la empresa haga una donaci贸n importante por su participaci贸n (estrategias usadas hace s贸lo 5 Teletones). El contar con relevantes figuras a muy bajo costo para su propaganda y la exposici贸n que esto significa, podemos concluir que los aportes son bastante exiguos, por decir lo menos.

Menci贸n aparte merecen las Isapres, las cuales s贸lo con las utilidades logradas en 2013 podr铆an financiar 1,5 veces la meta de la Telet贸n 2014. Adem谩s, debemos considerar que por sus condiciones de coberturas y preexistencias, empujan a que Fonasa atienda a las personas con discapacidad, siendo que Fonasa puede gastar s贸lo una quinta parte por usuario que lo que las Isapres asumen (y a煤n as铆 lograr millonarias ganancias).

La Telet贸n ha logrado invisibilizar y perpetuar los problemas reales que como pa铆s debemos corregir. Una salud como derecho garantizado, donde nadie, discapacitado o no, quede a merced de la caridad en Teletones, bingos o rifas, para poder salir adelante y tener una vida digna. Esto se puede lograr mediante un sistema de salud que sea realmente solidario, no una vez al a帽o cuando no hay elecciones, sino que d铆a a d铆a cuando en verdad se necesita.

Debemos comenzar a impulsar en forma real y efectiva la inclusi贸n, el trabajo, exigir a las empresas participantes, al menos demuestren tener pol铆ticas de inclusi贸n, educaci贸n y apoyo a sus trabajadores. Tambi茅n seguir impulsando la no discriminaci贸n y hacer de nuestras ciudades lugares amigables para las personas con capacidades diferentes. Y algo m谩s simple a煤n: con la Telet贸n no limpiamos nuestras conciencia de estacionarnos en un lugar para discapacitados, porque 铆bamos apurados al banco, o al discapacitado que vimos y que para nosotros sigue siendo 鈥渋nvisible鈥.

Finalmente, debemos entender que donar una vez cada a帽o sin elecciones no es solidaridad. Llorar frente al televisor con un relato de vida no es integraci贸n, y comprar productos con el logo de la Telet贸n ayuda a mantener a una mayor铆a en la vereda del olvido sin una salud digna.

Contacta al equipo de La caverna del topo por las siguientes v铆as:

Rodrigo A. Leuthner Romero (@BlafKing)
20 de Noviembre de 2014
San Fernando, Chile.